Oct 22, 2021

Panorama de la Educación Superior en los Países de REALCUP

Déjanos tu email para descargar el documento con el contenido de ésta publicación.

Prólogo de Ana Capilla, Directora de Educación Superior y Ciencia de la OEI

En 2019, coincidiendo con la designación del actual Secretario General de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), Mariano Jabonero, emprendimos un proceso de diagnóstico de la Educación Superior en Iberoamérica que condujo a la publicación de un informe con este título. En el mismo se destacaba el gran crecimiento que ha experimentado esta etapa educativa, hasta superar los 30 millones de estudiantes y la cifra de 3.724 universidades.
Esta es una excelente noticia y el resultado del esfuerzo sostenido en el tiempo que han hecho los países de nuestra región por extender la educación y garantizar el acceso de todos a la misma. De hecho, tal y como muestra el informe, este importante crecimiento de la matrícula en educación superior se explica en gran medida por el acceso de jóvenes provenientes de los estratos sociales más deprimidos que, en muchos casos, son los primeros de su familia en alcanzar este nivel educativo.
La juventud iberoamericana ha alcanzado niveles educativos significativamente mayores a las generaciones precedentes. Así, la graduación en Iberoamérica tuvo un aumento del 40% entre 2010 y 2018 pasando de contar con 3,2 millones a 4,5 millones como muestra el Informe 2020 del Panorama de la educación superior en
Iberoamérica que elabora el Observatorio de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS) de la OEI a través de los indicadores de la red IndicES.
A partir de este diagnóstico, y de un intenso proceso de diálogo en torno al mismo con los diferentes actores del sistema de educación superior, la OEI ha elaborado la estrategia Universidad Iberoamérica 2030, presentada en la I Reunión de Ministras, Ministros y Altas Autoridades de Educación Superior de Iberoamérica celebrada en febrero 2020; y fue aprobada por los Ministros de Educación iberoamericanos en el 78 Consejo Directivo de la OEI, celebrado el 1 de diciembre de 2020.
Esta estrategia, como su propio nombre indica, se ha construido en torno a las universidades iberoamericanas como instituciones referentes, aunque no exclusivas, tanto en el ámbito de la educación superior como de la investigación.
Precisamente esta visión integrada de educación superior e investigación es uno de los valores añadidos de la propuesta programática de la OEI, que estaremos implementando hasta finales de 2022.
Entre las distintas medidas que integran la estrategia destacan las referidas al fomento y aseguramiento de la calidad en la educación a distancia o virtual. Como se acaba de señalar, Universidad Iberoamérica 2030 se presentó apenas unas semanas antes de la declaración de pandemia mundial por la OMS, que obligó a todas las universidades a mudar su docencia a la modalidad online. Es más, la declaración coincidió con la clausura del I Seminario Iberoamericano de Calidad en la Educación a Distancia organizado por la OEI en el marco de la estrategia.
Esta apuesta decidida de la OEI por la modalidad virtual descansaba en el hecho de que durante el diagnóstico había llamado nuestra atención que la matrícula en educación superior a distancia se había incrementado un 86% desde 2010, mientras que la presencial lo había hecho un 27%. En 2010 eran 2 millones y medio los estudiantes universitarios de primer título que estudiaban a distancia; 10 años después ese número se había duplicado y era previsible que siguiera creciendo.
Este ejemplo pone de manifiesto la importancia de los datos para informar no sólo el trabajo y los proyectos de un organismo internacional como la OEI sino de las políticas públicas en general. La producción de indicadores y la generación de conocimiento son, en consecuencia, tareas fundamentales de la OEI. En lo que se refiere a la primera, hay que destacar el trabajo que desde hace años viene realizando el Observatorio CTS de la OEI antes mencionado, en su rol de coordinación de la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT), que acaba de cumplir 25 años, y la Red IndicES de indicadores de Educación Superior.
Iniciativas como la emprendida por la Red de Asociaciones Latinoamericanas y Caribeñas de Universidades Privadas (REALCUP) para la elaboración de este informe Panorama de la Educación Superior en los países de la REALCUP suponen un impulso al conocimiento del sistema universitario en nuestra región. La matrícula en este tipo de universidades varía mucho de un país a otro, pero es ya mayoritaria en algunos de ellos. De modo que damos la bienvenida a este informe, que recoge información de Argentina, Chile, México, Panamá, Paraguay, Perú Brasil y Nicaragua, y permite una primera aproximación a la realidad del contexto que permita avanzar a futuro en su análisis.
Disponer de este documento amplia el diagnóstico de la educación superior en Iberoamérica, y supone una fuente más de conocimiento para continuar en el camino de la mejora continua de su calidad, y por ello debemos felicitar a sus promotores.


Tags